in Creatividad, Uncategorized

El cerebro es así, se aburre pronto. Nos pasa todo el tiempo y cada vez con más rapidez: nuestra capacidad de atención se reduce triste y sorprendentemente. Aquí algunas cosillas que puedes hacer:

  • Desconéctate de la 🤬 red. Es excesivo y todos lo padecemos, pero está en nuestras manos evitarlo. Imponte a tus urgencias de dopamina, desintoxícate y recupera un poco de las costumbres noventeras, qué sé yo, leer una revista, ver la tele, hablar por teléfono, juntarte con otras personas a chismear.

  • No trabajes siempre en el mismo lugar. Encuentra sitios alternativos en los que puedas desempeñar tu trabajo; esto es siempre efectivo porque le enseñas a tu cabecita loca estímulos nuevos, lo que hace que tus índices de atención se incrementen considerablemente. Haz la prueba y verás.

  • Utiliza cualquier app de “pomodoro”, ya sabes, ese sistema que te marca el tiempo de trabajo y el tiempo de descanso; yo tengo una que se llama “Focus Keeper” y la opción gratuita me basta, pero hay un montón de opciones. Te dejo este link por si te interesa aprender más sobre el tema. Créeme, tu capacidad de concentración y de productividad aumenta muchísimo.

  •  El descanso es parte del plan, como lo saben bien los peregrinos de Santiago. Así que detente y sal a caminar. De verdad, es una maravilla que desconecta y “resetea” el sistema de manera impresionante; algo pasa, algo que no puedo explicar, pero los caminantes aprenden a pensar mejor y adquieren una claridad mental que no conseguirían echados en un sillón o en la cama.

  • Hay dos actividades que son gasolina de alto octanaje para el cerebro, tú elijes, o si puedes hacer las dos, pues mejor. La primera es leer (obvio), refrescar el “coco” con lecturas estimulantes que preferentemente tengan que ver con tu campo de estudio y que provean perspectivas novedosas. Esta es mi favorita. La segunda es la favorita de muchos, pero yo la he detestado desde que era niño. Me refiero a la siesta. Un “power nap” de veinte minutos hace maravillas por tu cerebro y te carga la pila hasta el cien para que sigas con tus actividades de la semana. Ojo, más de veinte minutos ya implica que te pongas pijamas, hagas pipí y reces, así que no exageres pues. 😜  

Comparte conmigo, con nosotros aquello que tú hagas y que te dé buenos resultados. No te olvides que aquí abajo (sí, en el botón rojo) hay una sección de comentarios. 👇

P.D. Si eres medio “nerdie”, aquí te dejo un artículo buenazo sobre cómo estimular la creatividad. Sé que te va a gustar y le vas a sacar mucho jugo.

Deja tu comentario

Comment